En San Fernando de Henares impera una dictadura totalitaria

La realidad supera la ficción: el concejal Sandro Algaba, de España 2000, se negó en diciembre a secundar un homenaje al asesino comunista Marcos Ana; una especie de canonización laica abyecta pues mató a sangre fría a tres personas en Alcalá de Henares y justificadamente penó solo 25 años. Esta semana, el Pleno ha pretendido un linchamiento civil del concejal. Altamente ilustrativo que el PP se sume a la veneración a Marcos Ana. Conviene que toda España tome nota.

A Sandro Algaba no se le dejó hablar y por San Fernando de Henares se han puesto pasquines públicos contra él. Tuvo que abandonar el Pleno acompañado de numeroso público que coreó “Marcos Ana, asesino”.

El Pleno municipal del mes de febrero de San Fernando de Henares, ha dejado un hedor dictatorial y de intolerancia. La alcaldesa del Real Sitio, Catalina Rodríguez, leía una declaración institucional, firmada por Partido Popular, PSOE, IU, SFH Sí Puede- Podemos, en el cual se perseguía con mentiras, insultos y amenazas al concejal de España2000, Sandro Algaba. La alcaldesa de Podemos prohibió al concejal identitario utilizar sus dos turnos de palabra e intentar defenderse de tales injurias.

Un tema que viene de lejos, concretamente del pleno del mes de diciembre. Una moción presentada por Izquierda Unida, relativa a homenajear al poeta Marcos Ana. En la cual, Sandro Algaba, expuso bajo el amparo de varios documentos que no iba a rendir ningún homenaje a una persona que asesinó a tres vecinos de Alcalá de Henares.

Sorprendentemente, dos meses después, PP-PSOE-IU-PSOE, acuerdan llevar al Pleno ordinario de febrero una declaración institucional, a propuesta del Observatorio contra la intolerancia, criminalizando a Sandro Algaba, por sus declaraciones de culpar a Marcos Ana de tales asesinatos.

Sandro Algaba, portavoz de España2000, ha manifestado: “Una vez más vemos a que se dedica la banda de los cuatro (Partido Popular, PSOE, IU, SFHSíPuede). A perseguir con dinero público, (ya que han colocado cientos de bandos municipales por todas las calles), a un representante democrático de los vecinos. Lo que se vive en San Fernando es una dictadura, y cualquier voz disidente es perseguida.”

Tras la lectura de la declaración por parte de la alcaldesa, Catalina Rodríguez, venía el turno de palabra del resto de concejales de la corporación municipal. Sandro Algaba, solicitó el turno de palabra, y fue interrumpido constantemente en su intervención por la regidora de Podemos, hasta que finalmente optó por prohibirle utilizar sus dos turnos de palabra, como establece el Reglamento de Organización y Funcionamiento de Entidades Locales.


Entrevista concedida a ramblalibre.com