Guerra interna en IU de San Fernando de Henares

IU San Fernando cesa como portavoz a Javier Blanco.

El nuevo portavoz del grupo municipal será el propio alcalde

La guerra que mantiene IU entre sus dos facciones principales se trasladaba la semana pasada desde la localidad de Rivas al Real Sitio de San Fernando, y esta vez con Plaza de España como motivo de fondo.
Parece que la aparición en televisión del escándalo ha sido el detonante que ha hecho saltar por los aires una situación que se venía fraguando desde hace tiempo

Para entenderlo, al igual que en Rivas, hay que recurrir a las matemáticas. El grupo de Izquierda Abierta, al que pertenecía el ex alcalde Julio Setién y Montserrat Muñoz, cuenta en el Consistorio sanfernandino con cinco concejales, al frente de los cuales se encuentra el hasta ayer portavoz de la formación, Javier Blanco. En el otro lado, los “peceros”, liderados por el actual alcalde, Ángel Moreno, también cuentan con cinco concejales, si bien el voto de calidad del primer edil rompe el empate en favor de los más cercanos al PCE.

En el último Pleno municipal, y pocos días después de la visita de Mercedes Milá al Consistorio, la sesión conocía la existencia de un decreto por el que el Ayuntamiento de la localidad se personaría como parte en la causa de Plaza de España que iniciase hace ya unos años la asociación El Molino de San Fernando. La personación provocaba inestabilidad en el grupo municipal, ya que debía decidirse en calidad de qué participarían en la vista (defensores o acusadores). Por eso, y para decidirlo de forma democrática, IU convocó una asamblea el pasado 8 de febrero en la que cada una de las facciones presentó su propia resolución sobre el asunto que tiene en la calle a 220 familias.

En las mociones, los de Izquierda Abierta pedían que se esperase hasta el final del Concurso de Acreedores para tomar una decisión sobre la sociedad Plaza de España; mientras que los “peceros” exigían la liquidación de la sociedad y la petición de responsabilidades a los antiguos gestores.

Viendo que no tenían todas consigo, los de Izquierda Abierta pidieron un aplazamiento en la votación de ambas mociones al pasado martes once de febrero, algo que el otro sector aceptó con su moción, pero no con la presentada por ellos mismos. Al ver que no conseguían alcanzar un acuerdo, los de Izquierda Abierta abandonaban la asamblea del día ocho anunciando que no aceptarían el resultado de la votación, y dejando al sector de Ángel Moreno que aprobase la moción que extinguirá Plaza de España.


Eso sí, en la Asamblea del martes solo participaron los de Izquierda Abierta, aprobando así su moción. Al día siguiente, y aprovechando una reunión del Grupo de Concejales en la que faltaba una concejal de Izquierda Abierta, los concejales afines a Moreno introducían un polémico punto en el Orden del Día: destituir como portavoz del grupo municipal a Javier Blanco, y nombrar en su lugar al propio Ángel Moreno. La votación, que salía adelante ante las protestas de los seguidores de Blanco, pasaba inmediatamente al registro.