Azuqueca ¿nuevo vertedero?

El servicio de limpieza de Azuqueca brilla por su ausencia, caminando por la ciudad encuentran los viandantes un sinfín de bolsas, botellas, cristales, etc,... Los pequeños jardines no solo están mal cuidados, sino que son destino de muchos de estos objetos. Pero lo que más me llama la atención es el nuevo centro de la ciudad donde jóvenes, padres con niños, donde ademas se celebran eventos deportivos (día de la bicicleta por ejemplo) es en la plaza mayor donde estos encuentran un sinfín de litronas, cristales de litronas rotas, orín,  las puertas de los locales destrozadas, basura en los parques infantiles, etc...

El malestar vecinal sería menor si al día siguiente, los servicios de limpieza actuarán con la misma eficacia que actúan a la hora de recoger los restos del mercadillo de todas las semanas, pero no es así. Los soportales amontonan basura, y lo peor es en los parques infantiles donde los niños tienen que jugar en un lugar insalubre.
Insalubre, porque día tras día, observo a cientos de jóvenes (muchos rumanos y sudamericanos)  bebiendo litronas que luego de forma incívica dejan en el suelo porque las papeleras están lejos, son poco visibles, o simplemente porque son así de guarros, y muchas de ellas terminan rotas, con el consiguiente peligro para los niños.

Como he dicho, esto no sería un problema si de vez en cuando los servicios de limpieza acudieran a limpiar e higienizar la zona, pero es que en 4 años como vecino de Azuqueca todavía no se de que color es el uniforme de los servicios de limpieza porque no los he visto en el centro de la ciudad.

Eso si, he podido observar en todo este tiempo como la delincuencia (en su mayoria extranjeros) hace de Azuqueca su centro neurálgico, robando por ejemplo en mi comunidad 30 trasteros y el motor de un coche, que junto con la suciedad e insalubridad en que se encuentra la plaza, están haciéndome dudar sobre el destino de los tributos (que son cada vez más altos) que aporto al municipio, ya que servicios tan básicos como la limpieza se muestran a diario a muchos ciudadanos insuficientes.

Alberto García