Ocho detenidos por robar 27.000 litros de whisky y dos camiones

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Área de Investigación del Puesto Principal de Arganda del Rey, en el marco de la denominada 'Operación Marca Blanca', han detenido a ocho personas por su presunta implicación en un delito de robo con fuerza de dos camiones y 27.000 litros de whisky.

En un comunicado, la Comandancia de la Guardia Civil ha indicado que los detenidos son varones de origen español y rumano, con edades comprendidas entre los 32 y los 58 años y vecinos de El Ventorro y Arganda del Rey. Estas personas cuentan con antecedentes relacionados contra el patrimonio y ahora se les imputa su implicación en un delito de robo con fuerza de dos camiones y de un cargamento de whisky.

Los detenidos robaron un cargamento de 27.000 litros de whisky, valorado en 400.000 euros, que se encontraba en un complejo logístico de Madrid, así como dos camiones que utilizaron para transportar la mercancía y que, posteriormente, abandonaron en otro polígono de Velilla de San Antonio.

Los presuntos autores del robo almacenaron la mercancía en una nave del Polígono Industrial de Arganda del Rey, que había sido alquilada un mes antes por uno de los detenidos. Además de los camiones y el cargamento de whisky, la Policía intervino en sus registros 6.300 euros distribuidos en moneda fraccionada.

Según ha indicado la Comandancia de la Guardia Civil, la Operación se inició el pasado mes de enero, cuando se incrementó la vigilancia en este polígono de Arganda del Rey para prevenir los robos con fuerza a empresas de la localidad.

Se detectaron movimientos extraños en una de las naves y tras unas primeras pesquisas, se descubrió en un polígono de Velilla de San Antonio dos camiones que habían sido sustraídos de un complejo logístico de Madrid. Estos transportaron 60 palés de whisky que les habían robado del mismo complejo.

Grupo organizado

Así, la investigación se centró en las personas que frecuentaban esta nave. Se detectó la existencia de un grupo organizado, compuesto por los presuntos autores materiales del robo, así como por los receptadores de la mercancía y por los intermediarios. Además, se detectaron movimientos habituales de estas personas en las localidades de Arganda del Rey, Torrejón de Ardoz y el poblado El Ventorro.

Pasado un tiempo, los Agentes descubrieron que la mercancía estaba siendo puesta a la venta en distintos establecimientos comerciales de Madrid, Coslada, San Fernando de Henares, Getafe y Rivas-Vaciamadrid. Uno de los presuntos autores se ponía en contacto con los minoristas, a los que ofrecía el producto a un precio un poco más bajo que el valor real en el mercado lícito.

Gracias a las gestiones de los Agentes se pudo identificar a todos los miembros del grupo delictivo, quienes utilizaban grandes medidas de seguridad en sus movimientos para no ser detectados. Llegaron incluso a utilizar vehículos lanzadera y emplear a una persona como guardés de manera permanente en la nave. Esta persona daba el aviso a los otros en caso de que fuese descubierto el cargamento.

En varias ocasiones los encartados intentaron huir de la intervención policial en vehículos. Para ello, intentaron atropellar a un agente en una ocasión y trataron de chocar contra el vehículo oficial para evitar la detención.

Fuente: El Mundo