Timan por el procedimiento del tocomocho 5.000 euros a una anciana de 89 años de Azuqueca de Henares

Actuaron en Azuqueca y dejaron abandonada a la víctima en Alcalá. Ocurrió en la mañana del día 3 de enero. Cuando una mujer vecina de Azuqueca de Henares de 89 años de edad caminaba por una calle de Azuqueca próxima a su domicilio fue abordada por un individuo de unos 30 años, delgado y con apariencia de deficiente, que tras entablar una conversación le dijo que tenía varios cupones de la ONCE premiados con una importante cantidad de dinero.

Cuando le estaba enseñando los cupones se acercó un segundo individuo, de más edad, unos 50 años y de 1,75 de estatura, moreno y delgado. Éste, que había llegado en un vehículo, intervino en la conversación, proponiendo a la mujer entregar un dinero al deficiente y quedarse ellos dos con los cupones premiados. El individuo sacó un fajo de billetes y se lo entregó al deficiente diciendo que ella debía entregarle la misma cantidad. La anciana accedió a la participación acudiendo con su cartilla siempre acompañada por los timadores que se quedaban esperando en las inmediaciones de tres sucursales bancarias diferentes de las que no recordaba bien dónde estaban sacando en total 5.000 euros. Tras sacar el dinero trajeron a la víctima hasta Alcalá de Henares, con el fin de dejar al deficiente en el centro donde se encontraba internado y después dirigirse a cobrar la importante cantidad de dinero con la que estaban premiados los cupones.

En Vía Complutense a la altura de la gasolinera de San Isidro el presunto ''tonto'' dijo que se sentía indispuesto y que tenía que bajarse del coche porque estaba mareado, la mujer se bajó para acompañarlo dejando su bolso y el sobre con el dinero en el asiento trasero del vehículo. Al momento los perdió de vista, tanto al que iba en el coche como al que estaba mareado y tras permanecer un tiempo esperando a que regresaran se dio cuenta de que había sido timada. La mujer de 89 años se encontró sola en Alcalá, sin documentación y sin dinero, pidió ayuda a dos mujeres que por allí pasaban para que llamaran a su hijo, pero no recordaba el número de teléfono, dijo sentirse aturdida y sedienta, que residía en Azuqueca y que le habían timado cerca de 6.000 euros.

La víctima fue llevada a un establecimiento próximo donde fue atendida y desde el cual llamaron a la policía.

Agentes de policía nacional trasladaron a la anciana a comisaría donde, ya más tranquila, facilitó los datos necesarios para que los agentes localizaran a sus familiares, que se hicieron cargo de ella y tras cursar la correspondiente denuncia por la estafa sufrida abandonó Alcalá acompañada de su familia.

Se viene demostrando que las personas mayores son especialmente vulnerables ante este tipo de engaños. Desde la comisaría de policía se aconseja no aceptar ninguna propuesta que le ofrezcan en la calle, por ventajosa que le parezca. Normalmente será una estafa. 

Fuente: Puerta de Madrid