Azuqueca de Henares, ejemplo perfecto de inmigración descontrolada

De los 27.315 habitantes con los que contaba Azuqueca de Henares en el año 2006 (Según datos Padrón 2006), 4.470 eran inmigrantes, esto es, el 16,36% de toda la población.
Según datos del 2011, Azuqueca de Henares, cuenta actualmente con unos 33.735 habitantes, de los que 8.518 son inmigrantes, esto es, el 25,25%. Se trata de uno de los porcentajes más altos de toda Castilla La Mancha, y muestra un crecimiento exponencial de la inmigración estos últimos años en la referida localidad, y que no ha hecho sino empeorar la convivencia de los azudenses.
Ninguna de las Administraciones competentes ha actuado a tiempo para evitar esta enorme presión migratoria y social que han tenido que aguantar los azudenses residentes en dichos barrios. Muchos de éstos, (los que mas recursos económicos tenían) se vieron forzados a desplazarse a otros barrios, incluso a otras localidades. En Azuqueca de Henares hay tres zonas que podemos denominar como  situación social demográfica descontrolada: el barrio de la Estación, la Plaza de Castilla y el barrio de la Paz.
Barrio de la Estación
El barrio de La Estación se trata de una zona en la que viven personas con bajo nivel de ingresos y personas mayores que se ha visto degradado por la presión migratoria. Los españoles residentes en dicho barrio han visto como sus vecinos de toda la vida (con más recursos)  iban huyendo del bloque según iban asentándose inmigrantes. La conflictividad social entre los vecinos aumentaba proporcionalmente a la llegada de estos elementos ajenos. Los vecinos veían atónitos como la convivencia vecinal empeoraba, y en el barrio se forman grupos de inmigrantes trapicheando, e incluso se generaban, algo insólito hasta el momento, problemas de salud generados por las condiciones de precariedad de las ahora ya  denominadas por la propia Administración: “infraviviendas”.
Los vecinos españoles, o como los llama la Administración “Población autóctona”, presentaron numerosas quejas vecinales por el uso que hacen de los espacios públicos comunitarios los inmigrantes, sin resolver de forma eficaz dichas quejas. También los vecinos se han visto forzados a soportar la conflictividad entre los propios inmigrantes debido, en muchas ocasiones, a situaciones de hacinamiento, necesidad, y en demasiadas ocasiones  incluso el desconocimiento del idioma.
La Plaza de Castilla
En esta zona de Azuqueca de Henares, se entremezclan familias de españoles, a los que la Administración denomina “familias normalizadas” con familias de inmigrantes que solicitan continuamente ayudas a los Servicios Sociales, o a las administraciones de turno. Este barrio sufre los mismos problemas que el Barrio de la Estación, sus vecinos han visto como la llegada masiva de inmigrantes al barrio ha empeorado la convivencia, la seguridad, etc… . Algunos de los muchos problemas que hay en el barrio es que las bandas se reúnen ahí para consumir alcohol y estupefacientes,  trapichear, etc.. Además, como es lógico, y como efecto de los anteriormente referidos problemas que genera la inmigración descontrolada, ha provocado especialmente el empeoramiento generalizado de la imagen del barrio, obligando a muchos comerciantes a echar el cierre a sus negocios o trasladarlo a barrios con menos inmigrantes. Dichos cierres comerciales, abarataron los alquileres de la zona y han facilitado la toma total del barrio por parte de inmigrantes magrebíes y musulmanes, tratando de imponer su modelo de vida a todos los vecinos.
Barrio de La Paz
Se trata de un barrio formado por unas 200 viviendas de protección oficial, la mayoría de residentes son musulmanes. En este barrio el mayor problema o lo que mas abunda es el consumo de hachís, marihuana, trapicheo y consumo de drogas en general, aunque hay que sumar a todo ello que la población extranjera o inmigrante de Azuqueca de Henares, tiene un índice de absentismo escolar altísimo, así como que están formando bandas organizadas.
La realidad con datos objetivos, es que la inmigración  ha deteriorado la imagen de los barrios, la convivencia, ha generado mayor conflictividad social, aumento del trapicheo de drogas y consumo de porros en los jóvenes, cierre de comercios, huida del español a otros barrios y/o localidades, retraso en el aprendizaje escolar,  etc… Todo ello ha sido además acompañado de una rebaja de los sueldos de los “autóctonos” y de una pérdida de derechos sociales que han  ido a parar al colectivo de inmigrantes.
Por todo ello, España2000, exige la REFORMA de la Ley de Extranjería. Repatriación de los excedentes de inmigración. Los extranjeros deben cursar la solicitud para residir y trabajar legalmente en España desde su país de origen. Hay 7 millones de inmigrantes de los que la mitad nunca podrán ser absorbidos por el mercado de trabajo: sus países deben hacerse cargo de ellos lo antes posible. Nuestra economía, es decir, nosotros los españoles, no podemos mantenerlos, España no es una ONG.